El periódico nos pide nuestra opinión sobre la novedosa Sentencia del Tribunal Supremo que extingue el uso de la casa familiar cuando el que la ocupaba convive en ella con nueva pareja


 

El periódico nos pide nuestra opinión sobre la novedosa Sentencia del Tribunal Supremo que extingue el uso de la casa familiar cuando el que la ocupaba convive en ella con nueva pareja

Como especialistas en Derecho de Familia, el periódico nos ha entrevistado sobre esta importante novedad jurisprudencial que valoramos de forma positiva. Hasta que se dictó esta importante Sentencia de fecha 20 de noviembre de 2018, cuando había un divorcio o separación, la casa en la que había vivido la familia hasta ese momento la seguían usando los hijos menores de edad y el padre o madre bajo cuya custodia habían quedado, sin que se pudiese limitar en el tiempo tal uso.

El hecho de que el ocupante de la casa comenzase a convivir en ella con una nueva pareja (se casaran o no) sólo podía dar lugar a una rebaja de la pensión de alimentos que tenía que pagar a los hijos el que no la ocupaba. Ello bajo el argumento de que, si bien el derecho al libre desarrollo de la personalidad no podía impedir esa nueva convivencia, la nueva pareja debía contribuir al pago de los gastos asociados a esa casa en la que empezaba a vivir.

Con la nueva Sentencia del Tribunal Supremo, se ha dado un paso más a fin de evitar situaciones que se pueden considerar injustas. De forma que el Tribunal considera que el hecho de que la nueva pareja ocupe la vivienda familiar tiene como consecuencia que la misma deja de ser tal vivienda familiar para convertirse en la vivienda de otra familia nueva. Y este argumento sirve para que el derecho de uso de la vivienda que había hasta ese momento se extinga. Pero la extinción no es de forma automática sino que se produce en el momento en que se liquide la sociedad de gananciales, que es un procedimiento judicial mediante el cual los ex esposos se reparten los bienes que tenían en común cuando estaban casados.

La Sentencia soluciona el problema de muchos padres que, tras el divorcio, se ven en la situación de tener que salir de su casa para irse a vivir a otra pagando un alquiler y, a la vez, la hipoteca de la casa en la que hasta entonces habían convivido con su ex y sus hijos. Uniéndose a ello la circunstancia de ver cómo la nueva pareja de su ex se beneficia de forma gratuita de usar esa casa. Y, aunque el Tribunal Supremo no menciona qué pasa si esa casa es sólo propiedad del que no tiene la custodia de los hijos, es lógico pensar que los jueces establecerán la extinción del uso de forma inmediata, pero eso se tendrá que ir viendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies